Trucos para que los peques duerman mejor

trucosparadormir

Probablemente alguno de vuestros pequeños tenga dificultades para dormir. Este suele ser uno de las preocupaciones más comentadas entre padres. De hecho, cuando los niños no descansan bien enseguida se les nota pues cambian su actitud, están más desconcentrados, tienen el ánimo más alicaído o simplemente están más sensibles. Ya sumergidos en la rutina, en Brócoli Pasión creemos que es interesante recoger algunas ideas para ayudar a nuestros pequeños a descansar. ¿Quieres conocerlas?

Con el tema de ir a la cama son muchas las situaciones que nos podemos encontrar: que les cueste el ánimo acostarse, que necesiten estar acompañados, que se despierten por las noches y se cambien de cama en fin, cada pequeño es un mundo. En este caso, nos ha parecido interesante recoger algunas ideas para sobrellevar estas situaciones.

  1. La rutina. Si hay algo en lo que los expertos coinciden es que el horario para irse a la cama debe de ser lo más organizado y repetitivo posible, es decir, crear una rutina. Con ello, educamos en un hábito para los niños estén más proactivos a acostarse. Para ello, debemos tener en cuenta las horas necesarias, siendo un mínimo de 8 horas, pero depende de la edad.
  1. La cama no es un castigo: algunas veces y más cuando a nuestros hijos no les gusta eso de irse a la cama, caemos en la tentación de enviarles a la cama cuando han hecho algo mal. Esto que hacemos de manera inconsciente, puede producir que la cama se entienda siempre como un espacio negativo, y por tanto les cueste hacerse a ella.
  1. Evitar el uso de la tecnología: cada vez más los aparatos electrónicos en general están en el día a día hasta de los más pequeños. Es mejor que a la hora de dormir, lean algún cuento o aprovechéis para hablar un ratito con ellos. Las actividades como los juegos o el uso de aparatos electrónicos excitan a los pequeños, complicando el estado de relax que necesitan para dormir.
  1. Las duchas o el ejercicio: como comentábamos en el párrafo anterior, lo más importante para que a los niños no les cueste acostarse es, que lleguen cansados y relajados a la cama. Para ello, hemos encontrado dos opciones. La primera es que hagan ejercicio y actividades durante la tarde. La segunda es acercar el momento de la ducha o el baño a la hora de acostarse, pues ese momento calma a los niños.
  1. Es importante que cada uno duerma en su cama: aunque para los niños dormir en la cama con sus padres les aporte seguridad, para algunas familias esto supone una situación incómoda. Ante ello, lo importante es que entre los padres se decida la solución. Se debe averiguar por qué se cambian de cama e intentar solventar la situación con un sistema de recompensas o felicitando cada vez que duerma del tirón en su cama

Una vez conocidos ahora sólo queda… ¡ponerse manos a la obra! Nosotros encantados de que nos contéis vuestra experiencia. Nos vemos el próximo jueves con un nuevo post sobre manualidades para Halloween. ¡Feliz jueves!

 

Dejar un comentario