Skip to main content

Estamos a las puertas de septiembre y eso sólo quiere decir una cosa: es tiempo de cambios, de comienzos y de finales, de regresar a la realidad.

Los pequeños tienen que volver al cole y los adultos al trabajo, y esto hace que sea una época un tanto complicada.Y es que se dice que septiembre es un mes maldito, ya lo cantaba Green Day en su canción Wake me up when september ends , pero todo es cuestión de actitud.

Con la vuelta al cole no sólo vuelve la rutina para los niños, sino que también llegan diferentes retos para ellos, el reencuentro con las viejas amistades y las nuevas experiencias.  Todo ello puede hacer que nuestros hijos se sientan nerviosos, ansiosos o incluso que les dé miedo la vuelva a las aulas.

Nuestra tarea como padres es clave para que los niños se preparen para su primer día de clase. Debemos transmitirles confianza y seguridad, fomentando su autoestima y, sobre todo, impulsando el entusiasmo por la nueva etapa escolar.

Una de las claves fundamentales en la que coinciden todos los expertos para hacer el proceso de adaptación más llevadero es la normalización, es decir, no prestarle más atención de la que tiene. Normalmente este proceso suele durar entre 1 semana y 1 mes, dependiendo de la edad del niño y de si es nuevo o veterano en el cole.

Otras pautas para afrontar la vuelta al cole son:

– Comenzar la rutina de sueño una semana antes de que empiecen las clases.

– Reestablecer los horarios de las comidas.

– Preparar juntos el material del curso antes de empezar las clases.

– Dejarle que tome decisiones. Ya que no puede elegir los libros de texto, que elija la cartera y el estuche, las actividades extraescolares, etc.

– Acompañarle el primer día de la vuelta al cole.

Generalmente en todos los colegios españoles comienzan las clases la primera o segunda semana de septiembre, aquí en Valencia empiezan bien prontito, el día 3. Mucho ánimo a todos, padres e hijos!

Dejar un comentario